Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Blog sobre Historia y Geografia - ovelhodamontanha

La Anatomia de un Crimen en la Edad Media

Estuve para rectificarme en relación con el centenario del Regicídio. Me encontré el asunto bastante serio y triste, para que me pareciera ser el recato y la reflexión los buenos consejeros en tan desdichada fecha. Sin embargo, las diatribas, irrespetuosos y desaforos que he observado a mi alrededor, ya sea en los medios o en la blogosfera, prácticamente me impulsaron a salir de mi tropo ya hacer algunas consideraciones, no sobre el regimiento en sí, sino la forma de cómo es comentado y apreciado pasados ​​100 años.

 

Recuerdo bien cómo se presentó la historia de los últimos años de la monarquía en mis tiempos de escuela. En pleno Estado Novo, sin la ferocidad que se registra hoy en día, esos años nos eran presentados como una curiosidad histórica, sin gran detalle y con la condescendencia de un anacronismo.

 

Sólo años más tarde tuve acceso a información fidedigna, y esto porque la busqué, pese el notable esfuerzo de desinformación con que siempre me encontré. Lo que me parece curioso en toda la situación que precedió a la muerte del Señor Don Carlos, fue el auténtico pavor que la República demostró, y aún demuestra, de un pensamiento políticamente monárquico, estructurado e inteligente, demarcado del nefasto folclore rosado que, generalmente gira en torno a los medios monárquicos.

 

No me interesa aquí discutir méritos: La República nos tiene y la Monarquía también. Lo que me interesa sí, es el análisis del clima de intoxicación y propaganda negativa que aún hoy está por parte de los republicanos más radicales. Tal vez con la mala conciencia que el régimen haya nacido en cuna de sangre y bajo el signo del crimen, los haga tan agresivos. En los últimos años, en el blasfemia, CAA publicó un pequeño artículo en el que ciertamente ridiculizaba a los monárquicos en general, respondí en los comentarios, fui siguiendo la evolución de los mismos y me quedé abismado con el hino que allí fue destilado.

En general, por parte de los detractores, fui incluido en un grupo de débeles mentales, revivalistas, sin expresión política y con muy poca capacidad intelectual. Afirmaban que el Pueblo repudia a la Monarquía, etc ... La falta de imaginación de la costumbre (honra a algunas excepciones). Bueno ...

 

A ser así, que temen tanto a los Republicanos, ya ni hablo de los radicales, herederos directos de la Carbonaria, como sean Vital Moreira y sus pares, pero u otros? ¿Qué lleva el Bloque de Izquierda a promover una marcha desde la misma hora e incluso lugar en que se prestó el pretexto a don Carlos, cargando franjas ofensivas y de regocijo por el crimen cometido hace 100 años? ¿Por qué transformar en tabú la discusión del artículo constitucional que define a la Republica como única forma de gobierno? ¿Qué forma esotérica de conocimiento tienen, para afirmar que el Pueblo rechaza la Monarquía? Francamente esta situación me recuerda la clásica actitud de un jefe prevaricador, que siendo enfrentado por un subordinado, desata a los gritos a decirle que no tiene que darle satisfacciones. Pues sí. Parece que están llenos de certezas, pero si así es, ¿por qué tanta resistencia a la constatación honesta de la verdad? En el caso de que se trate de una de las más importantes de la historia de la humanidad, el Papa Benedicto XVI, del crimen.